Aquí os dejo un pequeño tutorial, traducido del inglés. En el sitio del tutorial hay unas fotos bien ilustrativas.

1. Materiales

  • Sustrato de turba
  • Sustrato akadama (una especie de arcilla)
  • Musgo verde
  • Papel de diario
  • Hilo (cordel)
  • Agua
  • Tijeras
  • Guantes
  • Balde

2. Mezcla los sustratos y forma la bola de musgo

  • Ejemplos de mezclas: 70% turba + 30% akadama 50% turba + 15% sustrato arenoso + 35% akadama
    Es importante que al hacer las bolas los sustratos estén bien mezclados y que sean de la consistencia apropiada. Si la consistencia de la archilla queda muy suelta, al regar se parte.
  • Forma de las bolas: cuadradas, redondas, triangulares, como lágrima, como estrella.

3. Remueve la tierra de las raíces de la planta

4. Inserta la planta dentro de la bola

5. Riega bien el musgo

6. Cubre la bola con el musgo

Cubre la bola entera con musgo y sujétalo en su lugar con el hilo, teniendo en cuenta algunas recomendaciones: debería ser de un color igual o similar al del musgo; utiliza hilo de algodón, ya que se integra al sustrato luego de un tiempo, lo que evita la necesidad de tener que retirarlo luego de que el musgo se afiance a la bola; también puede usarse tanza de pescar, que es casi invisible, pero que tiene la contra de que hay que retirarla luego.

7. Listo!

Después de hacer el kokedama, es necesario regarlo, así que prepara un balde que contenga la suficiente cantidad de agua como para cubrir la bola (no la planta) y sumérgela durante unos 10 minutos.

8. Otras consideraciones

Esto no pertenece al tutorial, si no que lo he podido leer en diversos sitios. El musgo necesita mucha agua y no soporta bien la luz directa del sol ni el calor excesivo (aumenta la evaporación). Así que es bueno tener el kokedama en un lugar luminoso pero que esté a la sombra. Claculo que hay que tener esto en mente a la hora de elegir el tipo de planta que incluiremos en la bola. No sería tan buena idea tener una preciosa bola de musgo, pero con una planta mustia por falta de luz solar. O por el contrario, tener una planta lozana y vigorosa, con la bola cubierta de musgo sólo en la parte que está a la sombra… como si tuviera sarna.